June 17, 2018

The Phantom Agony


-
De esas rolitas que me han influenciado o impactado de alguna manera.

Las crayolas de Ehecatl

Mucho tiempo ha pasado desde que rayaste la pared con esos colores, tan contrastantes a la pulcritud de la pared de la casa de tus abuelos; mucho negro de fondo, azul para el barquito y rojo carmesí.

El orden no importaba, la sinfonía de colores en tu visión infantil competía contra el ruido de la molestia en mi interior — Ay chato, ¡te volaste la barda!

Estaba enojado, mucho.

No sabía como lidiar con esa emoción sabes, tiempo después entendí que había otras cosas porque enojarse y esa obra de arte, no tenía que ser una de ellas.

No le tomé foto.

Pero recuerdo cada color y esa expresión en tu mirada que valió la pena esas cuatro horas sentado, tratando de limpiar la pared (la cera es difícil de quitar y más cuando la pared es blanca) ante la mirada pícara de tu abuela.

Desde entonces, guardo una crayola en mi maleta.

June 16, 2018

Sympathique


-
De esas rolitas que me han influenciado o impactado de alguna manera.

May 03, 2018

Hot Stuff


-
En honor a Donna Summer, ¡para esas nochecitas de calor!

April 23, 2018

«Iniciar el fuego rápidamente»

—¿Tú juegas?, Montag.

Miró a aquellos hombres, cuyos rostros estaban tostados por un millar de incendios auténticos y otros millones de imaginarios, cuyo trabajo les enrojecía las mejillas y ponía una mirada febril en sus ojos.
Aquellos hombres que contemplaban con fijeza las llamas de encendedores de platino cuando encendían sus boquillas que ardían eternamente. Ellos y su cabello cubierto de carbón, sus cejas sucias de hollín y sus mejillas manchadas de ceniza cuando estaban recién afeitados; pero parecía su herencia.
Montag dio un respingo y abrió la boca. ¿Había visto, alguna vez, a un bombero que no tuviese el cabello negro, las cejas negras, un rostro fiero y un aspecto hirsuto, incluso recién afeitado? ¡Aquellos 40 hombres eran reflejos de sí mismo! Así, pues ¿se escogía a los bomberos tanto por su aspecto como por sus inclinaciones? El color de las brasas y la ceniza en ellos, y el ininterrumpido olor a quemado de sus pipas.
Delante de él, el capitán Beatty lanzaba nubes de humo de tabaco. Beatty abría un nuevo paquete de picadura, produciendo al arrugar el celofán ruido de crepitar de llamas.

Montag examinó los naipes que tenía en las manos.

—Es... estaba, pensando sobre el fuego de la semana pasada. Sobre el hombre cuya biblioteca liquidamos. ¿Qué le sucedió?

—Se lo llevaron, chillando, al manicomio.

—Pero no estaba loco.

Beatty arregló sus naipes en silencio.

—Cualquier hombre que crea que puede engañar al Gobierno y a nosotros está loco.


The Phantom Agony

- De esas rolitas que me han influenciado o impactado de alguna manera.